Ruta 16: Playa de los cristales

Frío, mucho frío a las 9 de la mañana, hora en la que nos dirigíamos al punto de encuentro para salir de ruta. Ruta hacia la playa de los cristales. Cada vez vamos saliendo más. No todos desde el inicio pero sí se van uniendo y también despidiendo por el camino.

Después del cafelito de rigor, para calentar un poco el cuerpo, salimos hacia el norte, destino Padrón, donde nos esperaban algunos locos más. Es cierto que era temprano la salida, lo que contribuyó a que las horas de llegada no fueran muy puntuales, por ambos lados.

Una vez reunidos y dados los buenos días, continuamos el viaje. Destino, inicialmente, a Punta do Boi, pero antes tuvimos una parada para recoger a otro integrante. Cuando somos muchos es más complicado que todo salga bien, por lo que algún mosqueíllo saltó a la palestra. Nada que no solucione subirse en la moto y hacer kilómetros. Creo que nadie hace algo mal a sabiendas, por lo que quitémosle importancia y disfrutemos de las rutas…

Con ese contratiempo perdimos algo de tiempo de ruta, lo que nos hizo cambiar el destino directamente hacia La Casa del Alemán, saltándonos a Punta do Boi. La casa del alemán es un lugar en la costa de Camelle, donde un alemán decidió pasar allí el resto de su vida, haciendo unas construcciones de piedras bastante curiosas… muy chulo el lugar.

Un ratito de fotos y buen rollo y proseguimos la ruta hacia la Playa de los Cristales. Qué decir de este lugar… no sé… uhmmm, para mí la mayor decepción de todos los sitios que llevo visitado hasta el momento. Buscas información y ves algunas fotos interesantes y piensas… qué bonito lugar! pues no, sinceramente, una mierda. Eso sí, si miras al frente, mar, mucho mar, sin horizonte… eso sí que es espectacular 🙂

No sé si antes o después de esta parada nos fuimos a comer. Lo que sí recuerdo es que estábamos todos con un hambre que alguno se zampó 3 hamburguesas. Sí, podéis pensar que fui yo, viéndome, pero no jajajaja

Luego nos fuimos al Faro de Laxe, donde hacía un poquito de fresco, pero un lugar de ensueño, preciosas vistas desde las alturas… Fotos y más fotos y de vuelta a nuestras casas.

Cogimos carretera, nos quedaban kilómetros de viaje para disfrutar. Alguno ya cogió desvíos para sus casas, los demás llegamos a Padrón, donde paramos a repostar. No, las motos no, nosotros… un cafelito, una cervecita y a seguir, que ya va quedando menos.

Llegamos a Marín y paradita en el Ítaca para reponer líquidos… y fin de la historia. Todos para casita o para donde cuadre, que mañana se curra, quien pueda 😉

Nos vemos para la siguiente !!

“Una moto en el camino es mejor que dos en el garaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba