Ruta 14: Lugo

El San Froilán se terminaba y teníamos que ir a Lugo a comer el pulpo. La verdad es que el San Froilán nos trae al pairo, pero el pulpo ya son palabras mayores 🙂

Salimos como siempre, media hora tarde de la hora acordada, quizás por eso tuvieron que esperar unos en un lugar muy bonito, por cierto, pero con unas caras de pocos amigos… desde luego no entiendo que una hora tarde sea cosa de enfadarse jjjjj, nuestras disculpas compañeros !!

Llegamos a o Fogar de Breogán, un lugar precioso, donde puedes comer y beber y disfrutar del paisaje que ofrece una construcción como esa. Espectacular ! Allí repostamos, nosotros, y alguno ya se animó a darle caña al futbolín, qué tiempos aquellos en los que faltábamos a clase para pasar las horas dándole a la pelotita… menos mal que ya sentamos la cabeza y ahora nos dedicamos a viajar 🙂

En este lugar se hizo entrega del premio al más suertudo de la semana, unas gafas con careta para casco. Véase en el vídeo. Dio mucho juego como podéis ver jjj

Salimos destino Portomarín. Alguno se dedicó a gravar por el camino, qué bien se pasa cuando se pasa bien… Llegamos al pueblo. Precioso, con una ciudad escondida bajo el agua (obviamente no está completa, son restos, pero espectacular el paisaje). Después de un pequeño descanso, merecido o no, volvimos al asfalto, burrúm, burrúm, camino a Lugo. Las tripas ya estaban deseosas de llegar.

En realidad no llegamos a entrar en Lugo centro. Nos quedamos a las afueras, donde comimos de lujo, junto a unos compañeros moteros que también estaban allí celebrando. Pulpo, sí, qué sino… riquísimo, y un postre más rico aún si cabe, filloas con nata y miel, uhmmm… La verdad es que no nos cuidamos nada de nada 🙂

Una vez el depósito lleno, el de la moto noooo, que hay que explicarlo todo… nos fuimos a la aldea de las hormigas, en San Clodio. Un lugar muy simpático, sobre todo cuando llevas niños grandes jjj, si es que no nos podemos reprimir… Allí nos dimos un paseito viendo las construcciones que había hechas con material reciclado (muchos botes). Bastante bonito y tranquilo y, por cierto, es gratis. Para ir a propósito es un poco lejos, pero si te coincide, no dejes de visitarlo, sobre todo si vas con niños pequeños y grandes. Seguro que la reina de la ruta lo pasó genial, verdad Aroa?

Ya terminado el paseíto y reunidos todos en la entrada, tomamos las de “villadiego” destino Pontevedra, que el tiempo se echa encima antes de lo que pensamos. Para adelantar camino cogimos tramos de autovía. La verdad es que creo que no adelantamos mucho que digamos y, bajo mi punto de vista, es mucho más aburrido, prefiero la ruta de carretera…

Hicimos una pausa en Padrón para tomar algo. Vaya tiquismiquis son… les pareció mal y todo que hayamos aparcado las motos en un aparcamiento reservado para policía. Si es que era de noche y la señal era una P grande y debajo en pequeño ponía ese aviso. Desde luego, de saberlo ya ni paramos, por bordes…

Bueno, queda la traca final, que nos fuimos despidiendo por el camino de regreso, ya que cada uno estamos desperdigados por las provincias y no todos regresamos por el mismo camino. Al caer la noche y la llegada casi a casa, hubo una entrega especial que en el vídeo lo veréis jjjjj

Gracias a tod@s por participar en la ruta con Ruta36. Nos vemos en la siguiente !!

“El tiempo que se disfruta es el verdadero tiempo vivido”

Jorge Bucay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba