Ruta 13: Cabo Home

Qué mejor que un domingo por la tarde para descansar? pues sí, mucho mejor ir de ruta en Ruta 36. 🙂

Nos vamos a Cabo Home, Bueu. Lugar de ensueño, incluso para los que estamos acostumbrados al paisaje gallego que tanto gusta a todo aquel que tiene el privilegio de disfrutarlo. Uno nunca se aburre de este paraíso…

Antes de salir, nos pasamos un ratito viendo la tele. Había motos y no nos las queríamos perder… estuvo emocionante la carrera, aunque no recuerdo quién ganó jjjjj. Luego tocó café, porque antes de salir siempre toca un café mientras esperamos a que estén tod@s… Nos vamos!!

Tiramos dirección hacia el primer destino, el mirador de Mogor. Tan cerca y tan pocos que lo conocen, es curioso… unas vistas espectaculares hacia el mar. Había una estatua detrás, sin ningún tipo de vergüenza jjj Hizimos una fotaca de los cascos. Buenísima.

Seguimos la ruta… dirección al bosque encantado. Suena a película de miedo o de dibujos, todo según se mire. El sitio estaba muy chulo, con una especie de castillo, más bien castillito, mucho verde y sitio para andar (a quien le guste). Para entrar al castillito había una fina viga de piedra que los más intrépidos osaron cruzar. Yo no quise porque seguro que rompía jjj y debajo había agua y, a saber, igual hasta cocodrilos… Aquí le entregamos el premio del sorteo… en alguna foto sale… tiene una cara de ilusión jajajja…

Salimos del bosque y seguimos la ruta dirección Cabo Home. Qué bonito es ese sitio. Paramos en la caracola, donde todo el mundo se hace fotos y no íbamos a ser menos. Mar abierto ante nuestros ojos… qué flipe… nos tomamos algo allí, en un bar con una terraza ajardinada que se está dpm (de puta madre, para quien no lo entienda jjjjj). Unas cervecitas, zumos y demás y vuelta a la carretera.

Esta vez tocaba cruzar el río y pasar a Redondela, al banco más bonito del mundo… en el camino se nos despidieron algunos que ya se les hacía tarde. Al final no llegamos al banco. Pintaba noche y no era plan… queda para otra !!

Tomamos las de villadiego hacia Pontevedra, que nos esperaba Sergio (Dacosta) para ofrecernos unos pinchitos y repostar, que también tenemos derecho, no solo es darle de beber a la moto 🙂

Cada vez que nos vamos de ruta sabemos la hora de salida pero no sabemos a qué hora llegamos. Siempre se supone pero al final nunca coincide. El caso es pasarlo bien y bien acompañados…

“La velocidad es buena, para aprender que hay que ir despacio”

Ángel Nieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba