Ruta 14: Lugo

El San Froilán se terminaba y teníamos que ir a Lugo a comer el pulpo. La verdad es que el San Froilán nos trae al pairo, pero el pulpo ya son palabras mayores 🙂

Salimos como siempre, media hora tarde de la hora acordada, quizás por eso tuvieron que esperar unos en un lugar muy bonito, por cierto, pero con unas caras de pocos amigos… desde luego no entiendo que una hora tarde sea cosa de enfadarse jjjjj, nuestras disculpas compañeros !!

Llegamos a o Fogar de Breogán, un lugar precioso, donde puedes comer y beber y disfrutar del paisaje que ofrece una construcción como esa. Espectacular ! Allí repostamos, nosotros, y alguno ya se animó a darle caña al futbolín, qué tiempos aquellos en los que faltábamos a clase para pasar las horas dándole a la pelotita… menos mal que ya sentamos la cabeza y ahora nos dedicamos a viajar 🙂

En este lugar se hizo entrega del premio al más suertudo de la semana, unas gafas con careta para casco. Véase en el vídeo. Dio mucho juego como podéis ver jjj

Salimos destino Portomarín. Alguno se dedicó a gravar por el camino, qué bien se pasa cuando se pasa bien… Llegamos al pueblo. Precioso, con una ciudad escondida bajo el agua (obviamente no está completa, son restos, pero espectacular el paisaje). Después de un pequeño descanso, merecido o no, volvimos al asfalto, burrúm, burrúm, camino a Lugo. Las tripas ya estaban deseosas de llegar.

En realidad no llegamos a entrar en Lugo centro. Nos quedamos a las afueras, donde comimos de lujo, junto a unos compañeros moteros que también estaban allí celebrando. Pulpo, sí, qué sino… riquísimo, y un postre más rico aún si cabe, filloas con nata y miel, uhmmm… La verdad es que no nos cuidamos nada de nada 🙂

Una vez el depósito lleno, el de la moto noooo, que hay que explicarlo todo… nos fuimos a la aldea de las hormigas, en San Clodio. Un lugar muy simpático, sobre todo cuando llevas niños grandes jjj, si es que no nos podemos reprimir… Allí nos dimos un paseito viendo las construcciones que había hechas con material reciclado (muchos botes). Bastante bonito y tranquilo y, por cierto, es gratis. Para ir a propósito es un poco lejos, pero si te coincide, no dejes de visitarlo, sobre todo si vas con niños pequeños y grandes. Seguro que la reina de la ruta lo pasó genial, verdad Aroa?

Ya terminado el paseíto y reunidos todos en la entrada, tomamos las de “villadiego” destino Pontevedra, que el tiempo se echa encima antes de lo que pensamos. Para adelantar camino cogimos tramos de autovía. La verdad es que creo que no adelantamos mucho que digamos y, bajo mi punto de vista, es mucho más aburrido, prefiero la ruta de carretera…

Hicimos una pausa en Padrón para tomar algo. Vaya tiquismiquis son… les pareció mal y todo que hayamos aparcado las motos en un aparcamiento reservado para policía. Si es que era de noche y la señal era una P grande y debajo en pequeño ponía ese aviso. Desde luego, de saberlo ya ni paramos, por bordes…

Bueno, queda la traca final, que nos fuimos despidiendo por el camino de regreso, ya que cada uno estamos desperdigados por las provincias y no todos regresamos por el mismo camino. Al caer la noche y la llegada casi a casa, hubo una entrega especial que en el vídeo lo veréis jjjjj

Gracias a tod@s por participar en la ruta con Ruta36. Nos vemos en la siguiente !!

“El tiempo que se disfruta es el verdadero tiempo vivido”

Jorge Bucay

Ruta 13: Cabo Home

Qué mejor que un domingo por la tarde para descansar? pues sí, mucho mejor ir de ruta en Ruta 36. 🙂

Nos vamos a Cabo Home, Bueu. Lugar de ensueño, incluso para los que estamos acostumbrados al paisaje gallego que tanto gusta a todo aquel que tiene el privilegio de disfrutarlo. Uno nunca se aburre de este paraíso…

Antes de salir, nos pasamos un ratito viendo la tele. Había motos y no nos las queríamos perder… estuvo emocionante la carrera, aunque no recuerdo quién ganó jjjjj. Luego tocó café, porque antes de salir siempre toca un café mientras esperamos a que estén tod@s… Nos vamos!!

Tiramos dirección hacia el primer destino, el mirador de Mogor. Tan cerca y tan pocos que lo conocen, es curioso… unas vistas espectaculares hacia el mar. Había una estatua detrás, sin ningún tipo de vergüenza jjj Hizimos una fotaca de los cascos. Buenísima.

Seguimos la ruta… dirección al bosque encantado. Suena a película de miedo o de dibujos, todo según se mire. El sitio estaba muy chulo, con una especie de castillo, más bien castillito, mucho verde y sitio para andar (a quien le guste). Para entrar al castillito había una fina viga de piedra que los más intrépidos osaron cruzar. Yo no quise porque seguro que rompía jjj y debajo había agua y, a saber, igual hasta cocodrilos… Aquí le entregamos el premio del sorteo… en alguna foto sale… tiene una cara de ilusión jajajja…

Salimos del bosque y seguimos la ruta dirección Cabo Home. Qué bonito es ese sitio. Paramos en la caracola, donde todo el mundo se hace fotos y no íbamos a ser menos. Mar abierto ante nuestros ojos… qué flipe… nos tomamos algo allí, en un bar con una terraza ajardinada que se está dpm (de puta madre, para quien no lo entienda jjjjj). Unas cervecitas, zumos y demás y vuelta a la carretera.

Esta vez tocaba cruzar el río y pasar a Redondela, al banco más bonito del mundo… en el camino se nos despidieron algunos que ya se les hacía tarde. Al final no llegamos al banco. Pintaba noche y no era plan… queda para otra !!

Tomamos las de villadiego hacia Pontevedra, que nos esperaba Sergio (Dacosta) para ofrecernos unos pinchitos y repostar, que también tenemos derecho, no solo es darle de beber a la moto 🙂

Cada vez que nos vamos de ruta sabemos la hora de salida pero no sabemos a qué hora llegamos. Siempre se supone pero al final nunca coincide. El caso es pasarlo bien y bien acompañados…

“La velocidad es buena, para aprender que hay que ir despacio”

Ángel Nieto

Ruta 12: Silleda

Semana verde, os suena? yo pensaba que era una semana a dieta de brocoli y verduras varias, qué susto!! pero no, es una feria que se celebra en Silleda, donde te puedes encontrar de todo un poco, ganado, muchos stand vendiendo cosas, el ejército, gente, mucha gente… y, por supuesto, a lo que venimos, una exhibición de Stunt. Para quien no sepa lo que es (yo el primero que no lo sabía) es un tipo con mucha habilidad manejando motos, coches y otros vehículos que no sé cómo llamarlos… la verdad es que el tipo se quedaba con la peña. No nos veo haciendo eso con los hierros, bueno, ni con ninguna otra jajajja

El caso es que salimos hacia Silleda, cada uno por su lado (es lo que tiene vivir en distintas zonas), pero allí nos encontramos. El día de hoy, más que una ruta fue una quedada. Todo vale siempre que haya escusa para coger la moto y juntarnos. Incluso el ir en coche 😉

Salimos a una hora un poco tardía, dejando solamente la tarde para el disfrute. Llegamos a Silleda sobre las 17h aproximadamente y nos estuvimos buscando entre todos hasta que por fin nos reunimos. Nos dimos un paseito por allí y ya tiramos hacia el espectáculo.

Un espectáculo con poco ritmo pero interesante. El tipo salió con un par de nakeds haciendo caballitos, invertidos y derrapando… luego utilizó una tipo cross con un arco metálico por encima haciendo como un círculo completo entre la moto y el arco. La maniobra se veía venir, un giro completo 🙂

Otro juguetito que sacó fue un quad, con el que daba gusto verlo derrapar. Si soy yo salen todos corriendo jjj. Después salió con un coche pequeño pero con motor grande, que ese sí que patinaba.. se puede ver en el vídeo de esta semana 😉 y finalmente utilizó un caldeiro con las ruedas de atrás sin gomas, en el hierro, y se puso a hacer giros a toda leche que no sé cómo no salió disparado. Cuando paraba se notaba que le mareaba porque esperaba un ratillo a continuar… ni con 20 cervezas jjjj

En fin, que una vez terminado el espectáculo nos fuimos a tomar algo, ya tocaba que hacía un calor que creo que ya no se me ve el cartón porque se me puso moreno. Ahí es cuando echamos de menos el sombrero del cowboy

Unos bocatas después y unas bebidas varias, cogimos rumbo de vuelta, unos para casa, otros para la oficina y otros para otras oficinas nocturnas, pero todos buen@s y con ganas de volver a salir. Así que ir preparando que cuando se pueda se sale ✌🏼✌🏼

Una persona que no se alimenta de sus sueños, envejece pronto

Willian Shakespeare

Ruta 11: A Coruña

Esta ruta ya es algo más larga que la mayoría. Esta vez nos hemos ido al norte, a A Coruña. Solamente el ir y venir se plantaba sobre 300km, que no está nada mal para un día… Salimos de la Escuela Naval de Marín sobre las 10 de la mañana, buena hora, sin mucho calor ni frío, aunque el día se mostró bastante comprensivo con nosotros durante todo el viaje…

Salimos dirección Padrón, donde nos encontraríamos con otros compañeros para seguir la ruta. Por cierto, se hace saber que las autovías y autopistas no entran dentro de nuestros planes. Solamente en caso de necesitad o falta de tiempo 🙂

Parece ser que este fin de mes nos trajo algunos problemillas moteros… unos no hubo tiempo de solucionar para poder ir de ruta (ese embrague que no llegó a tiempo) y otros, aún con el problemilla latente (cadenas estiradas que dan empujoncitos raros y punto muerto que no quiere entrar y no deja encender la moto), se aventuraron a salir, sí señor !!!

Hicimos una paradita antes de llegar a Coruña, para llenar nuestro depósito (no me refiero al de la moto jjj), acompañado de unos pinchitos de callos.. ricos, ricos. seguimos el viaje…

Por fin llegamos a Coruña. Una ciudad bonita (para mi gusto, no sé para los demás), pero ni el gps encuentra los sitios… La primera parada la hicimos en la Torre de Hércules, qué raro, no? jjjj es un sitio al que hay que ir sí o sí. La verdad es que el clima no ayudó mucho pero aún así el paisaje era espectacular. Nos dimos una vueltita por allí y sacamos algunas fotos y nos fuimos a comer, que ya tocaba!!

Después de haber llenado nuevamente nuestro depósito, salimos dirección al Parque de San Pedro. Si desde la Torre de Hércules hay buenas vistas, desde este parque ya es la leche… Si no has ido nunca, te lo recomendamos… un parque que era una zona militar, en lo alto, desde donde se ve toda la ciudad y la costa. Espectacular…

También intentamos visitar la Plaza de María Pita, pero el gps me volvió a vacilar y nos llevó a un túnel que pasaba por debajo de esa plaza, por lo cual, no llegamos a verla… en fin, para otra vez será, eso sí, sin el puñetero gps. Mejor a la antigua, preguntando 🙂

Ya de vuelta, ahora le tocaba a las motos llenar el bandullo y ya por fin, para casita. No sin antes hacer una paradita en Padrón para un refrigerio y despedida, donde unos tiraban para Boston y otros para California 😉

Nos vemos en la siguiente, más pronto que tarde ✌🏼✌🏼

La vida te ofrece de vez en cuando grandes momentos. Este es uno de ellos.

Ruta 10: Oia

Domingo de mañana, más o menos tempranito (a las 10) quedamos para salir desde Marín. No todos somos de esta zona, por lo que algun@s merecen un reconocimiento por estar aquí a esas horas teniendo una hora o más de camino previo. Dicho esto, empezamos con buen pie, con la policía diciéndonos que no podíamos aparcar encima de la acera y que quitásemos las motos… pero quienes son ellos? jjjjjj, en fin, que tenían razón, casi no se veía la acera… pero muy educaditos nos las llevamos a un aparcamiento, ahí, al sol…

En este grupo, para bien, siempre hay alguien nuev@ que se une, en esta ocasión han sido una chica y un chico (sí, habéis leído bien, una chica!!) es que no es lo habitual, aunque esperemos que poco a poco sea más uniforme el grupo 🙂 Pero nos alegramos por los dos, eh?

Nos liamos un poco con el café y tardamos un poquito en salir, pero nada fuera de lo normal. Tiramos hacia Vigo.

Para que no se pierda la tradición decidimos perdernos nosotros… mira tú qué facilidad tenemos para ello. En Vigo, que es un sitio tan sencillo y con carreteras de pocos cruces, pues el grupo se dividió en dos, unos se fueron para Pinto y otros para Valdemoro… No es por nada, pero es que Vigo tiene “muchas luces” pero poca claridad, verdad Caballero? en fin… Una vez localizados, seguimos la ruta.

Nuestra idea era irnos a una zona boscosa en Oia, donde había un puentecito de madera y unos mundos de yupi, que pintaba bien y parecía ser un sitio cuanto menos relajante. Pero no sé por qué, no suele pasar, alguien se nos perdió nuevamente por el camino… vaya tarea de búsqueda, llamadas y esperas… y no lo encontramos, pero por fin tuvimos comunicación y resulta que se había ido para casa, tenía cosas que hacer. Y tanto!! 😉

La ruta la hemos tenido con altibajos, acabamos en el Monasterio de Oia, lugar muy chulo y agradable, pero ni siquiera hemos ido a donde queríamos ir, el bosque encantado tendrá que esperar… pero es que el tiempo se nos echó encima, que ya eran las 14h y aún estábamos en Oia y tuvimos que dar vuelta, ya que nos esperaba una churrascada espectacular para comer… ahí nos esperaba el maestro de ceremonias, el escapao del grupo, que se había ido para casa viendo que sino comeríamos a la hora de cenar… Ya nos tenía preparado un churrasco, ternera, pescado a la brasa, ensalada, cervecita… vamos, que de lujo!! y con una piscinita para bajar las calorías del trayecto. Muchas gracias por todo !! ha estado perfecto.

Cada día es una aventura, salga bien o mal, siempre habrá cosas que contar…

“Como todo lo que importa en la vida, un gran viaje es una obra de arte”

André Suarès

Ruta 09: Carballino

Quién no sueña de vez en cuando con comer una buena tapa de pulpo? Pues dónde mejor que en Carballino y allá nos fuimos…

Esta vez, con tiempo suficiente para que el personal se animara a venir a la ruta y así fue, salimos unas 10 motos, de todo tipo, aunque esta vez ganaron las custom por goleada 🙂

Salimos a tiempo y con un tiempo (clima) un tanto disperso, con nubes, claros, ejem, hasta que llegamos a Carballino. Qué bien comimos !! Pulpo (obviamente a la gallega), carne ó caldeiro, churrasco, raxo, chipirones a la plancha… No, tranquilos, no me comí yo todo eso, era entre todos, aunque si me pongo, no sé yo jjjjj.

El tiempo nos dio tregua a que termináramos de comer e iniciásemos la ruta. Vamos, no hicimos más que coger las motos y al poco ya nos estábamos mojando. Bendito verano…

Caminito a Avión, lugar curioso… quien lo conoce supongo que sabrá por qué. Allí paramos a ver una parcela con muchos hórreos (hórreos de Beresmo), la verdad es que tampoco hay mucho que ver allí salvo algún que otro coche o chalet fuera del alcance de la mayoría de los mortales. Ya empezábamos a estar algo mojaditos, comenzaba la ducha obligatoria…

Una vez hechas las fotos de rigor, salimos de allí cagando leches, porque se nos echaba el tiempo encima y también la lluvia, sobre todo eso, la lluvia… Nuestra intención era hacer toda la ruta, visitar las fervenzas y terminar tomando algo todos juntos, pero esa lluvia (no sé si ya os dije que llovió) nos mandó directamente de vuelta a casa, no sin antes hacer un alto en el camino en la playa fluvial de A Lama, para calentar un poco el cuerpo con un cafelito.

De ahí nos marchamos camino para casa, cada uno a la suya, no penséis mal… y cada cual a su ducha también, ya que llegamos empapados. Experiencias en mojado, parecía que íbamos en bicicleta, pero la precaución que vaya por delante, no vaya a ser… así que velocidad máxima unos 50km/h 🙂

A ver si alguien inventa un limpia parabrisas para los cascos… quien sabe, igual se hace rico jjjj Aunque a alguien se le dio por limpiar el mío con la escoba con jabón que hay en las gasolineras para limpiar los parabrisas de los coches. Muchas gracias !!! jajajjaa

En fin, que el que no se lo pasa bien es porque no quiere, ya sea lloviendo, con sol, con muchos o con pocos ruteros, motos grandes, medianas y pequeñas y de todos los estilos. El caso es disfrutar de la ruta junto a tod@s…

Nos vemos en la siguiente !!! ✌🏼✌🏼

Aquí os dejo un vídeo, a ver si os suena de algo 🙂

Una frase para el momento: “El mundo es como un libro, y los que no viajan, solo leen una página”

Corrubedo

Este sábado se planteó una ruta para el domingo, casi sin tiempo para avisar y organizarse, hacia las dunas de Corrubedo. Me temía que íbamos a ser pocos, cosa normal con tanta antelación 🙂 Alguno indeciso y dos, sí, leísteis bien, solamente dos estábamos en el lugar para salir (qué deprimente…) Pero como suele pasar, nunca estamos solos y, de repente, aparecen tres más. Genial !!! ya podemos decir que somos un grupo 🙂 Algún otro nos esperaba por el camino… Acabamos siendo 7, no está mal…

Salimos dirección al mirador da Curotiña, no sin antes encontrarnos por el camino a los que faltaban… No es que llegaran tarde, sino que venían desde otros lugares. Hicimos una paradita para echar gasolina al cuerpo en un sitio espectacular, en Ribeira.

Seguimos hacia a Curotiña, un mirador con unas vistas espectaculares… como ya nos tiene acostumbrados nuestra costa gallega. Qué bonita es Galicia !

De allí nos fuimos dirección Corrubedo. Un lugar al que seguramente todo el mundo habrá ido alguna vez. Hace muchos años eran unas dunas de arena espectaculares, ahora siguen siendo espectaculares, pero ya no es lo mismo, es una pena. La zona del puerto estaba hasta los topes, un lugar tranquilo y agradable. Comimos bien y a buen precio. Ahí alguno aprovechó el tiempo bastante bien 😉 Ya nos contará…

Entre parada y parada, le dimos bien a la charleta y se nos echó un poco el tiempo encima. Había otras obligaciones que debíamos atender, por lo que tomamos camino a casa, no sin antes hacer una paradita en el Parque periurbano San Roque, donde hay otro mirador espectacular, junto a un montón de árboles unidos entre sí por actividades de altura para los más intrépidos… incluso una tirolina (ahí la dejamos, tranquila, no estamos ya para esos trotes jjjj)

Cogimos carretera de vuelta. Esta vez les tocaba a las motos beber algo. Repostamos y tiramos para casita. Muchas gracias a tod@s por participar en la ruta… Un placer

Como bien dijo el Dalai Lama: “Una vez al año, ve a algún lugar en el que nunca hayas estado”

Portugal

No teníamos ruta planeada de antemano. Surgió de un momento para otro el irnos a Portugal, así, a lo loco!! concretamente a Vila Nova da Cerveira, pasando por Chandebrito.

Se apreciaba una tarde un poco oscura, con posibles lluvias, pero ya sabemos, esto es Galicia!! y aquí puede que llueva y puede que no, así que nos aventuramos a salir… Cierto es que no se avisó con mucho tiempo, apenas 2 horas, y claro, el resultado es que casi nadie se apuntó… éramos 4. Aún así, salimos y nos fuimos de paseo.

Una touring azul (de quién será) salió en cabeza dirigiendo el grupo (es lo que tiene llevar gps jjjj). Llegamos a Chandebrito, con bastante niebla y algo de fresco, pero no pasamos frío. Allí nos encontramos con una escultura de unos pulmones. Resulta que, según nos contó alguien que andaba por allí, que esa escultura se hizo con los troncos quemados de un incendio que hubo en esa zona. Una escultura peculiar y muy chula… interesante historia.

Una vez respirado aire puro, nos volvimos hacia las motos para iniciar el camino a Vila Nova da Cerveira, no sin antes dar vuelta a los pulmones. Uno que dejó el casco allí olvidado, menos mal que no dejó la cabeza también jjjj

Salimos, y por el camino, algo pasó que nos desviamos, unos por un lado y otros por otro… y eso que solo éramos 4. Ahí perdimos a dos, uno tiró a tomar un café y el otro, la verdad es que no sé, porque no volvimos a verlo. Supongo que se iría para casa…

El del café, casualmente el mismo que el del gps, nos manda la ubicación de dónde está, pero no fuimos capaces de llegar al sitio, por lo cual debió aburrirse de esperar y se marchó (no me extraña…). Finalmente conseguimos llegar a Vila Nova da Cerveira, donde hay un columpio enorme y una escultura de un ciervo (obvio jjj) y unas vistas espectaculares sobre el río Miño… De ahí nos vinimos de vuelta al Dacosta, donde esperábamos encontrarnos al señor gps, pero ya no estaba, fue un día de largas esperas que uno ya no está para tonterías, eh? Nuestras disculpas por la tardanza…

Llegamos y repusimos fuerzas… Listos para otra !!

Hacia el Sur !

Esta vez ha tocado ir hacia el sur, no mucho, pero lo suficiente para llegar al límite entre lo legal y lo físico (es que está el Río Miño, entre Galicia y Portugal).

Como siempre, salimos sobre las 12h desde O Garaxe Custom, que por cierto me olvidé de pedirle ese Latte Macchiato con licor café, tiene una pinta… 🤤. Esta vez salimos 5 motos. No son muchas, pero suficientes para pasarlo bien.

Salimos dirección sur, con destino el Mirador Santa Tecla. Por el camino paramos en otro mirador, el de Faro Silleiro, también con unas vistas espectaculares. Los baños tampoco estaban mal jjjjj

Una vez en Santa Tecla, la cosa mejoró con creces… vaya vistas !! no me lo esperaba, no sé cuál es más alto, si éste o el de Finisterre, pero las vistas de Santa Tecla me parecieron más bonitas si cabe.

Además del mirador, había alguna tienda de souvenirs, con algún abre botellas curioso jajaja, un museo pequeñito, un bar cerrado y al fondo un restaurante, donde se come muy bien y bien de precio (hay fotos) para ser el sitio que es y desde el que te regala unas vistas espectaculares mientras disfrutas del menú y de buena compañía.

Una vez con el depósito lleno (y no me refiero a la moto) tocaba volver. Lo hicimos por el interior, pasando por Porriño, Ponteareas, Mondaríz Balneario (aquí paramos a tomar un café, que hay a quien le dolía la cabeza… hay que comprar casco más grande jjjj) y también, por cierto, las custom pesan mucho, hay que tenerlo en cuenta 😉 lo digo también por experiencia jjj

Ya hecho el descansito, seguimos la ruta pasando por Fornelos y Pontecaldelas (cuántas curvitas y qué bien me lo pasé 🙂 )

Por cierto, nos encontramos con un enorme control de la GC, que a saber qué estaban buscando, porque no parecía solo de alcoholemia. Vaya atasco había formado. Pasamos sin problema 🙂

Ya por fin, llegamos al Dacosta al límite de la hora donde, como siempre, nos atienden como nunca…

Pulsa aquí para ver la ruta y las fotos

Siguiente ruta en el horno… ✌🏼✌🏼

Hacia el norte!

Como tantas y tantas veces, a todos nos ha pasado de hacer algún tipo de plan, luego cancelarlo y finalmente surgir algo que no has planeado y que salga genial… pues eso nos pasó este fin de semana. Si es que cuando está por ser, será…

Teníamos planeado realizar una ruta hacia Lugo, pero por unas o por otras casi nadie podía ir, por lo cual se canceló (no era plan pegarse tantos kilómetros para ir prácticamente solo, o quizás si, pero eso es otro tema… 🙂 ) El caso es que, sin quererlo, nos encontramos 7 motos dispuestas a todo, con ganas de dar un paseíto mañanero. Tal paseíto resultó como destino, Finisterre (el fin del mundo jjjj).

Salimos a eso de las 12, ya eran horas casi de no salir, pero allá fuimos. La primera parada, salvo alguna otra para dejar que los niños fuesen al baño (había solo un niño, pero algun@ lo parecía también en cuestiones de pipí jajaja) fue Muros. Lugar interesante (ahora sé por qué le llamaron así), pegado al puerto, donde paramos a comer unos bocatas (qué rico el de calamares, los demás no lo sé, no me dejaron probarlos jjj).

De ahí partimos dirección Carnota, a ver el famoso hórreo de 3 kilómetros, bueno, no tanto, pero sí que era grande el tío. Nos hicimos la foto de rigor y continuamos el viaje.

Nos fuimos directos a Ézaro, ya tenía yo ganas de verlo, tanto oír hablar pero no había ido nunca. Si la fervenza es espectacular, el mirador lo es más si cabe. Un espectáculo de vistas. Ya sé que Galicia es un espectáculo en sí, pero este era uno de ellos… Para subir al mirador os recomiendo un todo terreno o un helicóptero. Madre mía, vaya carreterita, no podían hacerla un poco más larga pero menos empinada? Bueno, no todo va a ser color de rosa, así que ahí fuimos, como Don Quijote a por los molinos, hasta arriba sin parar… Valió la pena.

Una vez aclarada la vista, cogimos rumbo al fin del mundo (Finisterre). Está claro que alguna paradita hubo entre medias, no vaya a ser que nos hagamos pis encima jjj. Llegamos y eso no parecía Finisterre, parecía que había una fiesta o algo, con tanto coche y moto por allí… desde luego, cómo se notan los sitios para los turistas… hasta había un peregrino de metal en el que le metías una moneda de esas que no valen para nada (las de céntimos) y la aplastaba y le cambiaba el gravado. En fin, que por lo demás, las vistas espectaculares y la altura sobre el nivel del mar, creo recordar que me pareció ver que eran 450 metros. Vamos, que si saltas te aburres antes de darte el planchazo.

Terminada la visita, nos volvimos para casa, con intención de llegar antes de las 21h para poder tomarnos algo, pero tuvimos que parar en mitad de tramo a repostar, tanto las monturas como l@s moter@s.

Visita las fotos de la ruta

Hasta la siguiente !!

Ir arriba